Rejuvenecimiento Facial

REJUVENECIMIENTO FACIAL EN ODONTOTO ESTOMATOLOGIA

Toxina BotulínicaAcido Hialuronico – Botox – Plasma rico en Plaquetas

Son técnicas Anti-Aging para revitalizar, recuperar y regenerar las alteraciones producidas durante el envejecimiento, combinando tratamientos en Odonto Estomatología no quirúrgica: toxina botulínica, Plasma Rico en Plaquetas (PRP),Ozono y los Rellenos con Acido Hailuronico, que si bien funcionan perfectamente separados, aplicados de manera combinada se complementan y potencian logrando un rejuvenecimiento Biológico del sistema estomatognatico.

La diferencia entre las dos está en que el botox se aplica en zonas de movimiento, para debilitar o paralizar los músculos. Si esa parte del rostro no puede moverse, dejará de arrugarse. El botox se inyecta comúnmente en las patas de gallo, el entrecejo y las arrugas de la frente. En cambio, se recurre al ácido hialurónico en la zona que carece de músculo. Se usa sólo en esa zona de la nariz a la boca donde se forman surcos, o para aumentar el volumen de los labios. Esta sustancia hidratante retiene las moléculas de agua, mejorando la elasticidad y el aspecto de la piel.

Los materiales de relleno son aquellos que pueden ser introducidos en el organismo mediante inyección. Según su origen se clasifican en biológicos (de origen orgánico) y no biológicos (de origen sintético) y según su duración en: reabsorbibles e irreabsorbibles.

Implantes reabsorbibles: Los rellenos inyectables temporales, rápidamente biodegradables, poseen una duración limitada entre los 2 y, como mucho, los 6 meses. Los productos más utilizados son los derivados del colágeno (autólogo o bovino) o del ácido hialurónico (de origen animal o de síntesis). Otro producto con las características de reabsorbible es el ácido poliláctico (antes llamado New Fill y actualmente Scultra) cuya duración oscila entre los 12 y 18 meses.

Implantes irreabsorbibles: Son definitivos, es decir, no reabsorbibles y entre ellos destacan: Metacrilato (Artecoll y Dermalive), Acrilamidas (Aquamid y Evolution) y Polialquilimidas (Bioalcamid). La silicona líquida, en forma de microgránulos o biopolímeros pertenece al grupo de los compuestos inorgánicos irreabsorbibles y su utilización con fines estéticos está prohibida en nuestro país.

Toxina Botulínica

La tendencia a nivel mundial apunta a que los procedimientos estéticos sean cada vez menos dolorosos y no necesiten de intervenciones complejas, por lo que fue presentada en el país una toxina botulínica tipo A altamente purificada de última generación.

Según un informe de la Asociación Americana de Cirugía Plástica los tratamientos estéticos no quirúrgicos fueron del 83 por ciento durante el 2012.

“El mercado estético argentino tiene una gran necesidad de productos innovadores que beneficien tanto a los pacientes como a los profesionales médicos, preservando siempre la seguridad y la naturalidad de los resultados”, destacó Agustina Cattena, Gerente de Marketing de Merz Aesthetics Business Argentina.

Es un tratamiento antiarrugas destinado a mejorar el aspecto de la piel y devuelve la apariencia saludable que se pierde con el paso del tiempo, al mismo tiempo que retrasa la aparición de las líneas de expresión.

Ha sido así uno de los productos de mayor crecimiento en los últimos cinco años en recomendación médica y en satisfacción de los pacientes.

Por otro lado, explicó que es un medicamento de alta pureza, compuesto 100% de neurotoxina activa y completamente libre de complejo protéico lo que reduce el riesgo de que los pacientes produzcan anticuerpos neutralizantes.

Estos anticuerpos podrían afectar la eficacia de la toxina botulínica, por lo que es una ventaja tener un bajo riesgo de formación de anticuerpos.

Ya son más de 70 los países del mundo que comercializan este producto y Argentina no podía quedar detrás.